El Clásico pautado en el estadio Hard Rock Stadium no defraudo a ninguno de los 66 mil aficionados que dijeron presente en las tribunas, Barcelona y Real Madrid se exigieron a fondo al menos en los primeros sesenta minutos del encuentro; el resultado fue de 3-2 para el conjunto culé, quién probablemente vio el último encuentro de Neymar con sus colores.

Tras una alegórica presentación, el encuentro comenzó con un ataque frenético por parte del Barcelona, de hecho la presión de la salda surtió efecto apenas a los 3 minutos de compromiso, cuando el Real Madrid tuvo una equivocación en salida y el astro argentino entró al área con la pelota atada al pie, y remató para poner el 1-o en el electrónico.

Pocos minutos después sería la chance de Ivan Rakitic, el croata volvió aprovechar las bondades defensivas que ofrecía el conjunto blanco y antes de los diez minutos ya Barcelona lo ganaba 2-0.

Real Madrid descontó por intermedio de otro de los croatas en cancha, Mateo Kovacic; el mediocampista remató desde el borde del área y dio esperanzas al conjunto blanco de volver en el encuentro.

El 2-2 llegaría a través de la marca registrada del Real Madrid de Zidane, el contragolpe. Asensio y Kovacic se fueron en velocidad y el español remató al primer palo del guardameta blaugrana que poco pudo hacer para intentar evitar el gol a los 35minutos de la primera mitad.

Ya en la segunda mitad, el Barcelona volvió a ponerse en ventaja a través de una falta, Gerard Piqué aprovechó la descarga de su compañero para rematar frente a Keylor Navas y marcar el 3-2 que a la postre sería definitivo.

La actuación  del guardameta holandés Cillessen fue soberbia; varias veces le ahogó el grito de gol al Real Madrid que concluyó así su gira en los Estados Unidos sin la posibilidad de ganar ningún encuentro, mientras que Barcelona se hizo con la victoria en los tres compromisos que jugó.

. Redacción CAC / Víctor Molina/ @Viictor_moliina / Pasante

Etiquetado en:

,