Cuando corría el minuto 77, Neymar se lastimó el tobillo en una disputa por el balón y tuvo que salir del terreno de juego en camilla y llevándose las manos en la cabeza. Tras esa lamentable jugada ocurrida en Le Classique el último fin de semana, muchos, como Emery, esperaban un resultado positivo, otros, se imaginaban lo peor, y era que el brasileño se perdiera el juego más decisivo de la temporada para el PSG.

El día de hoy se dio a conocer el parte médico de Neymar, y para calamidad de París, el resultado fue el peor. Esto dice:

“Los exámenes complementarios efectuados este día (ecografía y escáner), han confirmado un esguince antero externo del tobillo derecho, pero también existe una fisura asociada del quinto metatarsiano”

Por la importancia del encuentro, Neymar pudiese jugar infiltrado, aunque eso puede significar que termine siendo peor la cura que la enfermedad, ya que hay riesgo de una lesión más grave o de perder un cambio en un momento temprano del partido. Como ejemplo podemos tomar a Diego Costa, en aquella recordada final de Champions de Lisboa. Lo estimado de baja para un jugador con este tipo de lesión es entre 4 y 6 semanas, por lo que el jugador brasileño no jugaría con el Madrid salvo algún milagro.

Por su parte, Marquinhos también es duda para el encuentro ante el Madrid, y a su vez se dio a conocer el reporte médico del otro brasileño:

La ecografía confirmó una lesión muscular de grado 1 del cuádriceps izquierdo.

¿Llegará Neymar?